Facebook Pixel

¡Células madre de manzana, un tesoro!

¡Células madre de manzana, un tesoro!

Conoces la manzana como fruta fresca, tarta o compota, pero del plato a nuestro baño, la manzana se ha convertido en una de nuestras mejores aliadas para un cutis radiante. Muy rica en antioxidantes, en particular polifenoles conocidos por sus beneficios antienvejecimiento e hidratantes, oligoelementos y vitamina E, ha revelado en los últimos años muchas virtudes ocultas.

Las células madre son las células situadas en la capa más profunda de la epidermis. No sabemos cuántas hay, pero sí sabemos que tenemos muy pocas, que no se renuevan y que su función es fabricar las células de nuestra epidermis. No se distinguen externamente de las demás células de la capa basal, aunque tienen una misión muy específica: la renovación constante de la epidermis mediante la formación de nuevos queratinocitos, y la regeneración del tejido dañado. Esto se debe a que son las únicas células que pueden dividirse.

Mientras que la epidermis de la piel joven se regenera completamente en unas cuatro semanas, este proceso se ralentiza cada vez más con la edad.

Por un lado, disminuye el número de células madre epidérmicas y, por otro, su eficacia. Como resultado, la piel se vuelve más fina y más arrugada, la película hidrolipídica se adelgaza, haciendo que la piel sea más seca y frágil. Como durante la vida no se crean nuevas células madre epidérmicas, es aún más importante mantener la vitalidad y la capacidad de división de estas preciosas células epidérmicas el mayor tiempo posible.

 

Las células madre de la manzana protegen a las células madre epidérmicas

Las células madre desempeñan un papel importante porque tienen la capacidad de multiplicarse y regenerarse durante toda la vida del organismo. Los ingredientes activos de las células madre de la manzana apoyan la capacidad natural de regeneración de la piel y, en particular, ayudan a reforzar la barrera protectora.

 

La manzana tiene el efecto de nutrir la piel seca, restaurar la matriz intracelular, revitalizar y proteger la piel. La quercetina actúa como un alivio del estrés oxidativo al estimular las enzimas que defienden el ADN de las células y prolongan su existencia. Pero sobre todo, la manzana tiene un increíble poder de regeneración celular.  Permite que la piel mantenga su cohesión celular. Con el paso del tiempo, la piel tiende a perder su luminosidad y a aflojarse, pero gracias a los oligosidos de manzana, la red se reconstituye y la textura de la piel se afina. Las células madre de manzana tienen verdaderos efectos antienvejecimiento que ofrecen una corrección visible de los signos del tiempo en la piel.

 

¡Adopta nuestra Rutina Pulp Addiction!

En los productos de esta rutina rellenadora, las células madre de la manzana añaden su acción antioxidante y regeneradora a la acción hidratante del ácido hialurónico.

▻ Las líneas de expresión y las arrugas se atenúan. Se refuerza la hidratación, la firmeza y la elasticidad de la piel. La piel se mantiene más joven. Aparece fresca y tonificada.